Xalapa, Ver. 18de Octubre2017
 
Portada
   Al Minuto >>
LO DICE CASTAÑEDA / Jesús J. Castañeda Nevárez
Aso cavón
.
Actualizado: 2017-07-19 A+  a-
Entradas recientes

Un enorme boquete se abrió sobre la autopista México – Acapulco en el llamado Paso Express de Cuernavaca, tragándose un vehículo y perdiendo la vida sus dos ocupantes, padre e hijo que se trasladaban a su trabajo. Días antes había ocurrido otro evento similar en el municipio de Veracruz, donde un camión de pasajeros cayó a un socavón provocado por las intensas lluvias en el fraccionamiento Oasis, afortunadamente sin víctimas mortales.
Los más recientes sucedieron, uno en Reynosa, Tamaulipas, donde una revolvedora de concreto cayó en un socavón, también sin víctimas y el otro en la carretera estatal Pinotepa Nacional – Corralero, en Oaxaca.
Son los últimos eventos de ese tipo que ocurren en territorio nacional y que ponen al descubierto otros socavones de corrupción como causa principal de los primeros.
Algunos socavones aparecieron de forma súbita y por ello sorprendieron a ciudadanos inocentes que tuvieron la mala fortuna de circular en mal momento por el mal lugar y cayeron en el socavón; pero otros socavones han ocurrido de forma imperceptible, constante, progresiva y sistemática, tal como sucedió con nuestro país entero, que circulaba en los “caminos accidentados” del sexenio de Felipe Calderón y de pronto tomó la ruta de “un nuevo rumbo” para caer en el más grande socavón que haya ocurrido en el México moderno.
11 grandes reformas estructurales que parecían ser los pilares de un nuevo país que apuntaba hacia el desarrollo, el crecimiento, el progreso, la estabilidad económica y la principal autopista que nos conectara con el primer mundo. Y tal como el Paso Express de Cuernavaca, nos tragó, sepultando todas las ilusiones y asfixiando nuestras expectativas.
Y lo mismo ocurrió en Veracruz, con un sooooocavóooooon que inició en el gobierno de Miguel Alemán quien fue el primero en endeudar con 3,500 millones de pesos a los veracruzanos, contando con la aprobación del Congreso a pesar de que estaba a unos días de entregar el cargo a Fidel Herrera; aunque en realidad el dinero ya lo había recibido mucho antes y sólo faltaba la formalidad de la “aprobación”; incluso se dice que a ese dinero rápidamente le salieron alas y voló.
El sooooocavóooooon se hizo más grande en la siguiente administración, que en realidad jamás administró nada, pero si gastó todo el dinero presupuestado para ese sexenio más lo que consiguió con más deuda por la vía de la bursatilización de todo lo que se pudiera bursatilizar hasta conseguir el tope de endeudamiento que comprometió el pago por los siguientes 5 gobiernos.
Y si el cuete no le reventó en las manos a FHB, fue gracias al huracán Karl (septiembre 2010) del que el propio Herrera calculó pérdidas por 50 mil millones, mismos que le permitieron “sanear” las finanzas públicas al declarar que había instruido a todas las dependencias para que destinaran sus recursos para el rescate de los damnificados (el principal rescatado era el propio FHB) y con ello todos los faltantes quedaron “cubiertos”.
De esta manera el sooooocavóooooon fue heredado a su pupilo Javier Duarte, para que lo arreglara y la historia hoy nos demuestra que hizo exactamente todo lo contrario, contribuyendo en ello su equipo cercano de colaboradores que en un acto de rapiña irracional sepultaron toda esperanza de bienestar de 8 millones de veracruzanos; tal vez Duarte y compinches estaban esperanzados a que llegara otro huracán a tierras veracruzanas y les permitiera “resolver” el problema financiero.
El cansancio popular le cobró la factura a JDO en el proceso electoral y depositó en un nuevo gobierno todas las esperanzas de rescate económico, político y social, animados por la oferta de que se haría justicia y que todo el peso de la Ley caería sobre los que hicieron tanto daño a los veracruzanos.
Hoy el pueblo observa y exclama: “Aso cavón”, este agujero no se reduce y sí se sigue haciendo más grande y más profundo; los “expertos” han demostrado inexperiencia en los distintos temas y lejos de resolver el problema lo han ido agudizando.
El Gobernador ya comenzó a cambiar sus fichas y mueve el ánimo optimista de que las cosas pudieran mejorar para Veracruz y ojalá así sea Ya, Ya, Ya, antes de que nos trague a todos. Es mi pienso.


jjcastaneda55@gmail.com


__________________________________________________________________________________________________________

  Oye al instante
  Editorial
Aprender la lección
Día de Muertos, una tradición muy nuestra
Primero la vida, ¡sí!
Obras, molestias y beneficios
Ahora va la leche
Continúa la deforestación
El sino y el signo
Publicidad