Xalapa, Ver. 19de Enero2018
 
Portada
   Al Minuto >>
HOMILÍA / Hipólito Reyes Larios
JESÚS, MARÍA Y JOSÉ
.
Actualizado: 2018-01-01 A+  a-
Entradas recientes
La Presentación. En este día, 31 de Diciembre de 2017, celebramos la Fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret en la liturgia de la Iglesia Católica. El pasaje evangélico de hoy es de San Lucas (2, 22-40) el cual habla de la Presentación del Niño Jesús al Templo de Jerusalén, que María y José hacen, una vez transcurridos los cuarenta días, según la Ley de Moisés.Este rito es también conocido como la purificación de la Virgen María, ya que todas las parturientas hebreas estaban obligadas a realizarlo. En seguida, seguía el rescate del hijo primogénito pues éste, según la fe bíblica, pertenecía a Dios. Los padres lo rescataban mediante un sacrificio de animales, según sus posibilidades económicas, con el fin de poder considerarlo como su propiedad. María y José ofrecen un par de pichones pues eran pobres. San Lucas muestra a Jesús como consagrado al Señor desde el inicio de su vida y lo pone en relación con el Templo, que es el centro de la vida religiosa de todos los que pertenecen al pueblo de Israel. Además de la Sagrada Familia, tienen relevancia especial dos personas mayores vinculadas al Templo que son Simeón y Ana. El primero es el anciano creyente, sencillo y piadoso, que al final de su vida proclama agradecido que sus esperanzas, y las de todo Israel, se han cumplido por lo cual proclama su alabanza a Dios a través de su famoso Cántico. Por su parte, Ana proclama a Jesús como el libertador esperado por el pueblo.

La devoción a la Sagrada Familia. La Solemnidad de la Navidad, implica como la Pascua de Resurrección, ocho días de intensa celebración que se considera como si fuera la celebración corrida de un solo e importante día. La oración colecta de este día se dirige a Dios Padre, diciendo: “Señor Dios, que te dignaste dejarnos el más perfecto ejemplo en la Sagrada Familia de tu Hijo, concédenos benignamente que, imitando sus virtudes domésticas y los lazos de caridad que la unió, podamos gozar de la eterna recompensa en la alegría de tu casa". La sagrada Familia ha sido siempre entrañablemente venerada por la devoción cristiana. Las imágenes de José y María, con el niño Jesús ya sea en medio de ellos, en su huida a Egipto, en el Templo de Jerusalén, en el taller de la carpintería, han inspirado la imaginación de los pintores y la piedad de los cristianos. Son escenas de ternura que nos recuerdan nuestra propia vida familiar y nos hacen contemplar la importancia de los valores familiares.

La Familia cristiana.La fiesta de la Sagrada Familia nos invita a valorar en toda su grandeza a la familia cristiana, a reconocer nuestra propia experiencia personal ya que nuestras familias han sido la escuela básica donde aprendimos los valores humanos y cristianos. Ante la deshumanización de nuestra sociedad actual, la familia cristiana continúa siendo transmisora básica de identificación humana y cristiana. Es importante resaltar su importancia fundamental como el ambiente donde se aprende el sentido de la vida y la dignidad de la persona humana. La familia cristiana tradicional es actualmente muy atacada por nuevas y tendenciosas ideologías de género y de relativismo moral, así como por la promoción de una práctica sexual que busca fundamentalmente el placer, que elude la paternidad responsable y la estabilidad familiar expresada en el compromiso matrimonial de un hombre y una mujer. El plan de Dios expresado en la Sagrada Escritura y en la Tradición genuina de la Iglesia, la naturaleza humana creada por Dios Padre y redimida por Jesucristo, y el testimonio de una pléyade de hombres y mujeres que han vivido con alegría el matrimonio cristiano, nos comprometen a defender la familia cristiana como santuario de la vida humana, como promotora de los valores humanos y de las virtudes cristianas. Es indispensable rescatar los valores tradicionales acerca de la Familia Cristiana, y no caer en la promoción irresponsable de ideas y prácticas que deshumanizan y banalizan la célula fundamental de nuestra sociedad mexicana. Ya basta de novedades agresivas e inconscientes que intentan destruir los pilares básicos de nuestro tejido social tan lastimado por tantas decisiones políticas irresponsables.

+Hipólito Reyes Larios
Arzobispo de Xalapa
  Oye al instante
  Editorial
Aprender la lección
Día de Muertos, una tradición muy nuestra
Primero la vida, ¡sí!
Obras, molestias y beneficios
Ahora va la leche
Continúa la deforestación
El sino y el signo
Publicidad