Xalapa, Ver. 20de Abril2018
 
Portada
   Al Minuto >>
CRÓNICAS URGENTES II / Lenin Torres Antonio
LOS MUERTOS QUE NO DEBIERON MORIR
.
Actualizado: 2018-03-01 A+  a-
Entradas recientes
A propósito de los usureros de la salud y la falta de seguridad social efectiva
_______________________________________________________

La economía en México es salvajemente capitalista, porque genera una riqueza desmesurada a unos cuantos, y la inmensa mayoría de sus habitantes son de ese 55.5 millones de pobres o de una incipiente clase media que a duras penas llega a fin de mes para solventar sus necesidades más apremiantes. De ahí deviene ese panorama de pobreza extrema, rezagos en casi todos los indicadores sociales, educativos, culturales, y la terrible violencia que vivimos. Particularmente me quiero referir a la falta de empleos, que, si los hay, no son bien remunerados yse caracterizan por ser precarios y sin la más mínima seguridad social médica, es decir, prestaciones irrisorias y pésima asistencia sanitaria que es pedir demasiado, esto provoca una terrible indefensión y angustia y trae consecuencias graves a los ciudadanos que los ponen entre la vida y la muerte.
En pocas palabras, los mexicanos no vivimos un mundo feliz, ni se vislumbra a corto plazo un tiempo en que ésta realidad cambie, más pensando en la decadencia del Sistema PolíticoMexicano y la falta de liderazgos eficientes y honrados. Así de cruda y triste es la mexicanidad de estos tiempos, antes era un parte del folclor cultural la afrenta a la muerte, y el juego con la otredad, hoy somos otredad y somos muerte.
El cineasta Buñuel incluso hizo una estupenda película en México, Los olvidados, donde escenificaba esa otredad de los barrios de la capital, la pobreza mezclada con los exabruptos de violencia, y el Jaibo era la excepción, no el lugar común, hoy vemos como los jaibos pululan por doquier, y el surrealismo mágico de Buñuel se convierte en realidad cotidiana. Escapar es imposible, nuestra patria es la tierra que pisamos, el agua que bebemos, el aire que respiramos, y seguro quisiéramos muchos cambiar su realidad por otra, donde soñar en un mejor mañana sea posible en base al trabajo y al comportamiento inteligente y solidario. En base a una salud mental que nos permitiera reconocer que los intereses de las mayorías son más importantes que de las minorías enfermas y corrompidas. Aun así, se vale pensar en un mañana diferente.
Me he referido en muchas ocasiones, principalmente cuando he escrito textos que se refieren a la geopolítica y a los intereses macros, por cierto, también enfermos y perversos, sobre mucha gente que no debieron morir, principalmente los niños, que en medio de esas guerras fratricidas y provocadas por intereses geopolíticos mueren impunemente y son canallescamente llamados “daños colaterales”. Muerte de gente inocente que nos causan indignación pero que desafortunadamente no podemos evitarla. El poder no está en mano de esa configuración abstracta y obsoleta que denominamos Estados Democráticos, sino en ese uno 1% que ni siquiera sale a votar ni es visible. Lo público se ha vuelto una marioneta de una mano oculta que tiene todo el poder del mundo para hacer y deshacer. Aun así, el mundo sigue inmerso en un falso discurso y conceptualización de lo que es la naturaleza pública de lo humano. Platón y Rousseau han muerto ahora si definitivamente, y Nietzsche surge de sus cenizas para decirnos: ¡ya vieron lo que los ascetas han hecho del mundo!, ¡humanos demasiados humanos, nunca pudieron construir otra gramática!
Hace unos días vi el documental SICKO de Michael Moore donde desvela otra forma de salvajismo capitalista a expensa de la salud de los norteamericanos, las confesiones terribles que hacían algunos arrepentidos delsistema de seguro médico de los EEUU, donde narran cómo para aumentar sus bonos y estímulos económicos, con diversos argumentos, aunque casi siempre con el “que el tratamiento es experimental”, rechazaban infinidad de solicitudes de atención y tratamiento médico, y condenaban de esta forma asufrir o la muerte a miles de ciudadanos norteamericanos. En éste macabro sistema de estímulo a la productividad, los mejores trabajadores de los seguros médicos serían quienes tuvieran el registro de más rechazos de solicitudes. Dantesca y perversa confesión, pero así de cruda describían la realidad del sistema de seguridad médica de los estadunidenses. En cambio, en Francia, Inglaterra o Canadá, por hablar de otros países con diferentes Sistemas de Salud, la asistencia sanitaria es gratuita y eficiente.
Aquí cuesta hablar del Sistema de Salud de los mexicanos, puesto que lo único de que podemos presumir es de las “vacunas gratuitas a nuestros niños”, de ahí en fuera, todo el Sistema de Salud está colapsado en relación a la demanda que rebasa la capacidad del Sistema de Salud, un presupuesto insuficiente para la salud de los mexicanos. Hay, pero no hay, salud pública.
Al respecto quiero relatarles un dialogo sobre el tema de salud que tuve con par de buenos amigo, y describirles la realidad cruda y dura del sistema de salud privada y pública de la inmensa mayoría de los mexicanos: el caso de uno de ellos que particularmente lo lamenté inmensamente, al morir su esposa por la negligencia y falta de atención eficiente y profesional; y fundamentalmente por no tener seguridad social médica. Situación que no nos alejan demasiado de lo que describe Moore en su documental sobre el sistema de salud de los estadounidenses. Estaremos hablando de “los muertos que no debieron morir”.
Una fin de semana me llamó mi amigo Sísifo, muy de mañana, antes que pudiera reaccionar y responder a su saludo, me comenzó a narrar lo que había pasado respecto a la atención médica urgente que estaba requiriendo para su esposa: me dice que al ir a liquidar la cuenta para llevarse a su esposa a casa en la clínica donde fue atendida, y al preguntar por el monto de la cuenta, le salieron con otra mucho mayor de la que el médico que atendió a su esposa le había dicho, casi cuatro veces su valor, y que le pareció un abuso de la clínica, por lo que pidió que le desglosaran el monto cobrado. Para su sorpresa, al ver el desglose, vio que cada utensilio, medicamento o servicio era cobrado con un valor superior al normal, es decir, si una gasa te cuesta en la farmacia 3 pesos, esa misma gasa le era cobrado 10 veces su costo normal, y así con todo lo demás, es decir que no había un tabulador que respetaran de precios oficiales, y, por ende, inferimos que cada institución privada de salud cobra lo que le venga en gana. Siendo su plus de ganancia siempre estratosférica, y no regulada por ningún control gubernamental.
A partir de ahí mi buen amigo, además un tipo inteligente, cuando menos a mí me consta, y yo, comenzamos una plática en torno al problema de Servicio Sanitario que viven los mexicanos, y el colapso que viven las pocas instrucciones de salud pública con que cuentan, y los abusos de las clínicas privadas que se han vuelto inalcanzables para la mayoría de los mexicanos. Me dice, ahí se me fueron mis ahorros, expresando su enojo y, pero también que no tuvo otra opción más que acudir a una clínica privada porque en la pública de seguro su esposa estaría debatiéndose entre la vida y la muerte.
Pensando en los que no tienen un ahorro, y que son la mayoría de los mexicanos, concordamos que se ven obligados a acudir a los atiborrados y deficientes servicios públicos de salud, aun coincidimos que la mayoría muere en el intento, con una automedicación, algún paliativo dado por el médico de la cuadra, o simplemente aguantando hasta que la tormenta pase, si es que pasa y no muere. Hablando de las mafias, no dudamos que están en todos lados, y que en la salud privada hay grandes mafias que hacen lo que quieran, son unos auténticos intocables usureros de la salud.
El siguiente caso que les contaré no es afortunado como el de mi amigo Sísifo, quien cuando menos sin ahorro y sin lana ahí tiene a su esposa vivita y coleando. A mi amigo Prometeo realmente vivió la indecencia de un Sistema Social ausente y un abandono de la institución a la que sirve. Se combinaron para su trágico duelo, la pérdida de su amada esposa, pobreza, negligencia, y víctima de un Estado incapaz de garantizar buena salud a su pueblo.
Un día su esposa se levanta sintiéndose enferma con síntomas de un ligero resfriado, situación que no ameritaba más que responder buscando un buen analgésico, algún antigripal y expectorante, como es costumbre y regularmente hacemos los mexicanos; unos par de días después, la situación de su esposa no cambia, y se ven obligados por la falta de recursos económicos, y Seguridad Social Medica de él, ir al hospitalpúblico más próximo, aunque eso de decir “más próximo” no implicaría, decir que contaba con varias opciones de hospitales públicos, puesto que en la ciudad que habita sólo hay dos, pese a ser un municipio de más de 424,755 habitantes. los dos sobrepoblados y con carencias evidentes tanto de personal médico especializado como de medicamentos, camas, y otros utensilios básicos.
Su amada esposa entra al hospital público en una situación moderada, aun comía con regularidad, platicaba, es decir, que con un buen diagnóstico, y un buen tratamiento saldría en pocos día, pero no fue así, sin médicos especializados, dado la cantidad de pacientes que atienden a diario que rebasan a los pocos que hay, y sin un tratamiento oportuno de antibióticos, puesto que se negaban a suministrárselo, pasando un par de días su salud empeora, dejando de comer, comenzando a debilitarse, hasta que le declaran una neumonía que su cuerpo ya no pude resistir y fallece.
Estoy totalmente convencido, porque viví de cerca la situación de mi amigo, que su esposa no debió morir, y no tan sólo por ser una mujer joven, sino porque con un buen diagnóstico de un especialista y un buen tratamiento, y un lugar higiénico, seguro su esposa no hubiera muerto. Pero murió por no tener mi amigo Prometeo Seguridad Social Medica de su trabajo en la UPAV, pero murió por no tener recursos económicos para ir cuando menos con los usureros de la salud privada, pero murió por la falta de un Estado capaz de garantizar servicios de salud de calidad a sus ciudadanos, pero murió por gobernantes insensibles y corruptos que sus intereses personales están por encima de los intereses públicos, por la simulación y el abandono de una clase política enfrascada en una lucha por el poder visceral, por una sociedad y pueblos sumisos y cobardes, por el individualismo y el egoísmo que han sepultado la solidaridad y la racionalidad, porque el hombre universal está en franca decadencia, porque el yo sustituyó al nosotros.
Decía en un anterior texto que la pobreza cuestiona la legitimidad, legalidad y viabilidad del Estado democrático, también “un muerto que no debió morir” cuestiona la racionalidad del hombre y su civilidad.
Todos somos Sísifo y Prometeo, pues todos cargamos sus tragedias al ser nuestros hermanos, nadie se salva, la corresponsabilidad en la construcción de nuestros espacios públicos la cargamos todos en el hombro, como también la viabilidad del hombre como raza humana.

Febrero de 2018






_______________________________________________________________________________________________________



  Oye al instante
  Editorial
Aprender la lección
Día de Muertos, una tradición muy nuestra
Primero la vida, ¡sí!
Obras, molestias y beneficios
Ahora va la leche
Continúa la deforestación
El sino y el signo
Publicidad